“Periodistas y Magnates “

Estructura y concentración de las industrias culturales en América Latina

Guillermo Mastrini y Martín Becerra acaban de publicar una exhaustiva investigación sobre las lógicas de desarrollo y los procesos de concentración de las industrias culturales en el cono sur. Periodistas y magnates no sólo advierte sobre la tendencia monopólica de los grandes grupos financieros. También intenta comprender la compleja urdimbre de relaciones de poder que entrecruza los consumos culturales y el mundo de la economía política.

El trabajo de campo fue realizado en nueve países (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Uruguay y Venezuela) por doce especialistas en comunicación que integran el Instituto Prensa y Sociedad (IPyS), una organización no gubernamental con sede en Lima dedicada a la defensa de las libertades informativas y el periodismo de investigación.

En lugar de transitar por el cómodo sendero de la simple crítica teórica, Mastrini y Becerra proponen un abordaje metodológico de carácter empírico donde realizan un diagnóstico detallado sobre el estado situacional de la región, con datos comparativos del mercado al que llaman infocomunicacional, un espacio en el que la convergencia tecnológica y la integración de servicios ha revolucionado el escenario que une las “industrias y actividades de la información y comunicación”, y en el que la telecomunicaciones y la informática juegan un rol preponderante.

No se trata de una tarea menor. Entre otros datos relevantes, generalmente omitidos por los estudios ambientales de las consultorías contratadas por los gobiernos, la investigación sobre el panorama laboral uruguayo, por ejemplo, advierte que mientras la industria forestal y de la madera generó un empleo cada 300.000 dólares invertidos, en 2004, la del software creó un puesto cada 3000.

Si bien son mencionadas como antecedentes de investigación las tendencias teóricas que marcaron el ritmo de los estudios latinoamericanos en comunicación, en los años 80, luego del lapidario informe de la UNESCO dirigido por el premio Nóbel y Lenin de la Paz, Sean Mac Bride; los autores intentan evitar entrar en los callejones sin salida que impidieron mayores avances en el relevamiento de casos.

De hecho, el reconocido demógrafo francés Armand Mattelart propone, en el segundo de los tres prefacios que tiene el libro, la búsqueda de una “nueva ecología de la comunicación” que evite los tropiezos de la «sociedad de la información» hacia una “sociedad del saber para todos”, imposible sin políticas de comunicación que permitan la diversidad cultural y mediática.

Este libro escapa a los prejuicios valorativos que signaron no pocos estudios en comunicación de aquellos años y abre nuevas perspectivas para la comprensión de la densidad del campo, con el desarrollo de una matriz de análisis cuyo dominio propio sigue siendo la cultura de masas, pero que intenta a la vez una lectura dialéctica sobre los contradictorios ejes por los que se entrecruzan política, economía y cultura.

Los coordinadores del proyecto crearon un Índice de Concentración de la Propiedad de lo Medios (ICPM) a los efectos de establecer un cuadro comparativo entre los países estudiados, dentro de los cuales aplican el método llamado Four Firm Concetration Ratio (CR4), que mide “la cuota de mercado acaparada por el primer operador y luego por los cuatro primeros”, según explica Ricardo Uceda, en el primer prólogo.

El novedoso herramental introduce en la matriz un cuadro de doble entrada, por facturación y audiencias, para elucidar la dinámica (nunca fija) de un modelo de economía segmentada y de escala marcado por un alto nivel de concentración en la producción y centralización de capital.

Como bien señala Danilo Arbilla, en el tercero y último prólogo, este libro saca de la “pancarta” el problema de la concentración para reconocer su relieve sociológico. Una mirada que no deja de atender a los grados de control empresario sobre la toma de decisiones del sector público en materia regulatoria; la interrelación entre los grandes grupos trasnacionales, con los dominantes regionales y los domésticos o subregionales; los procesos de concentración vertical, horizontal y/o conglomeral. Pero que también da cuenta la circulación de contenidos y formatos que transitan por los diversos soportes tecnológicos.

Los autores agregan especificidad al reconocimiento de los particularismos en un universo de tendencias estandarizadoras. No olvidan “el doble valor de la mercancía cultural: económico y simbólico”, y evitan caer en determinismos obtusos. Mas que un punto de llegada, este libro es un lugar de encuentro con la realidad geopolítica latinoamericana, y presenta un innovador marco metodológico que, seguramente, abrirá el camino para futuras investigaciones y proyecciones en prospectiva.

Guillermo Mastrini / Martín Becerra
Editorial: Prometeo. Julio de 2006. Páginas: 336
Publicado originalmente en: Hiperiodismo
Nº 1 – Octubre 2006

Anuncios

1 comentario

  1. Pingback: Presentan “Los dueños de la palabra” investigación sobre la concentración de los medios en Latinoamérica. Charla con Martín Becerra « Radio Universidad – FM 90.5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s